“Somos un país feminicida”: Guadalupe Lizárraga

Spread the love

“Cuando tengamos un ex presidente en la cárcel, México empezará a cambiar”

 

(*) El país se perfila a un estado autoritario, rondando las faldas de una dictadura

(*) Un quiebre en el estado de derecho

“Si Peña Nieto estuviera frente a mí, llamaría a la policía”.

Así responde la escritora y periodista independiente, Guadalupe Lizárraga:

“Nunca me sentaría frente a una persona como Enrique Peña Nieto”.

 

Es responsable de la masacre de Atenco, de muchas violaciones de derechos humanos; también, de una de las corrupciones más grandes en nuestro país. Cada acto de corrupción es un quiebre del estado de derecho. Él, es responsable de todo lo malo en el país. Igual que Felipe Calderón, Vicente Fox… Nosotros estamos así por ellos. Realmente no merecen nuestro respeto”.

Nacida en Mexicali, Guadalupe Lizárraga estuvo en Oaxaca de Juárez para presentar su libro de investigación periodística: Desaparecidas de la morgue. Antes, ha publicado cuentos, entrevistas y reportajes en medios de España, Francia, México y Estados Unidos.

-¿Qué puede salvar a México de la adversidad?

“La verdad no tengo recetas. Soy muy pesimista en cuanto a la posibilidad de un cambio que pueda salvarnos. Creo que cada uno de nosotros puede hacer el cambio en su propia comunidad, familia; pero así una receta nacional….”

“Sin embargo, hasta que tengamos un presidente encarcelado, como en Perú, con Fujimori, creo que podrían cambiar las cosas; la esperanza de cambio. Se trata de combatir la impunidad: ¿Quién es el responsable de lo que está pasando en el país?, pues, el presidente. ¿Cuándo hemos tenido un presidente en la cárcel por todo lo que ha robado, matado, depredado al país? ¡Nunca! Entonces lo que estamos avalando con cada elección es la impunidad de ellos. Ex gobernadores paseándose tranquilamente por las calles. Entonces: cuando veamos en la cárcel a un presidente, gobernador o presidente municipal, las cosas van a cambiar”.

– ¿Tu opinión de los representantes populares en el Congreso de la Unión?

“Ellos, son los títeres de un sistema presidencialista que parecía se había difuminado con tantos partidos y luego con el Instituto Nacional Electoral (INE); sin embargo, ahora estamos viviendo lo mismo con la diferencia que atrás del presidente hay otro ex presidente moviendo los hilos; Carlos Salinas de Gortari moviendo a Peña Nieto y éste, jugando, negociando con los mismos legisladores. Ese es país que tenemos, los poderes que tenemos”.

– ¿En un país con ejemplos de impunidad, sin principio de justicia, falta de respeto a los derechos humanos y desapariciones forzadas, hacia dónde estamos caminando, a dónde vamos?

“A un estado autoritario que ya ronda las faldas de una dictadura. Estamos hablando de violaciones sistemáticas en derechos humanos; de la privatización de bienes y recursos públicos y naturales”. “Estamos hablando de las fabricaciones de culpables que impacta directamente en lo que es el sistema mexicano de justicia. Entonces estamos hablando de un quiebre del estado de derecho”.

Ento0nces ¿qué esperamos como nación? solamente un gobierno autoritario, pero además inepto; estamos viviendo una situación preocupante como país. No podemos avanzar. Estamos realmente involucionando. La democracia ha costado muchas vidas y nunca la hemos experimentado ni completado con madurez”.

“México no ha experimentado la madurez democrática. Todas las vidas que han costado los movimientos políticos parecieran en vano cuando vemos la realidad mexicana”.

– ¿Qué hacer?

Lizárraga, impulsada por su compromiso con la justicia y los derechos humanos, en 2013, alentó la campaña internacional por la liberación de la líder comunitaria, Nestora Salgado. Ahora, la periodista responde:

“Estamos haciendo el esfuerzo por despertar la conciencia colectiva a través de la información en estos temas tan penosos como el feminicidio. Estamos enfrentando casos en cada uno de los estados de la República”.

“Estamos siendo un país feminicida. La violencia hacia las mujeres es sistemática, constante y, en ese sentido, todos los esfuerzos culturales, periodísticos, van a despertar conciencias como una forma de ir, al menos, en nuestras perspectivas o trincheras, combatiendo la impunidad que permite el silencio”.

– ¿Qué origina un país feminicida, corrupto, impune y silencioso?

“El miedo de la sociedad, el terror de la sociedad y con el miedo, también se transita hacía la apatía; y una sociedad apática, callada, silenciada, es una sociedad muerta”.

– ¿Cómo revivirla?

“A través de la educación, la formación, de crear comunidad entre nosotros mismos, entre los periodistas, las personas, la ciudadanía; al crear comunidad estamos desarrollando esa fuerza invisible que frena la apatía, la impunidad, el ayudarnos unos a otros. Las redes sociales lo están haciendo bien. A través de ellas, los ciudadanos a pie han podido hacer denuncias sistemáticas, en el momento en que están sucediendo las violaciones de derechos humanos y eso, nos permite brincar los cercos mediáticos, la censura que se ha impuesto en México. Hemos dado una proyección global a lo que está pasando”.

“Simplemente el ejemplo de Nochixtlán o Ayotzinapa, son caos que se han globalizado a través de las redes sociales. Ustedes, desde aquí, desde donde están sucediendo estos hechos, ayudan a sacar esta información sin pasar por el filtro gubernamental”.

– ¿Cómo sería el México que merecemos?

“El país que aspiramos es un México de respeto al ser humano. Un México digno, que respete y fomente la dignidad entre todos nosotros. Un México donde tengamos satisfechas las necesidades básicas que vienen siendo salud, educación, alimentación. No estamos hablando de cosas descabelladas. Son los elementos básicos que forman una nación, los pilares de estado de derecho, la forma de elegir a tus gobernantes de una manera decente, honesta, y un buen gobierno que pueda propiciar a través de las políticas públicas satisfacer las necesidades básicas de una sociedad, esa es una nación. Eso es a lo único que aspiramos, una nación decente, digna”.

– El drama social en la calle, ¿qué significa?

“Cada niño trabajando en la calle, cada indigente, sin educación, salud o atención, ancianos buscando sobrevivir, significa un fracaso del gobierno. Significa un gobierno corrupto, corrompido. Un gobierno que está desatendiendo la razón de su ser, de su existencia. El gobierno está para resolver problemas; esas pequeñas tragedias, que además, deben resolverse de manera pronta. Cada que vemos un niño en la calle, descalzo, pidiendo limosna, es un fracaso del gobierno, eso es lo que representa”.

– ¿Qué les diría a los protagonistas de esas pequeñas tragedias en la calle?

“Es difícil expresar algo, cuando ellos son las víctimas; cuando ellos están experimentados el fracaso, la ineptitud, la ignorancia de un gobierno, es difícil y solo me queda solidarizarme con ellos, en la medida de mis posibilidades, a través de mi trabajo profesional como periodista, a través de una ayuda económica, si fuera posible; en fin, eso es a lo que podemos aspirar. Que cada uno cumpla con su trabajo”.

Guadalupe Lizárraga trabajó una sólida investigación en 2014 para revelar la falsedad del caso Wallace, fabricado en México por Isabel Miranda Torres, que con ello obtuvo poder económico y político, y que mantiene aún en prisión a seis personas inocentes, torturadas, y cuatro de ellas sentenciadas a más de cien años de cárcel.

La Escritora y periodista opinó sobre el proceso electoral de 2018.

– ¿De las urnas, con el sufragio mayoritario, puede salir la mujer u hombre a la altura de la grandeza y necesidades del país, además con la capacidad para detener el caos y adversidades en perjuicio de los mexicanos?

“No lo veo. Soy demasiado pesimista en este sentido; mientras nuestro sistema no cambie de raíz cualquier persona que llegue con muy buenas intenciones seguirá trabajando en el mismo lodo, en el mismo sistema corrompido. Lo hemos padecido toda la vida. Más de 70 con el PRI. Todo sigue igual o peor. El caciquismo político nada más utilizando la simulación del sistema de partidos para decir que somos una democracia hacia afuera, aunque adentro se nos éste tratando como una dictadura”.

Desaparecidas de la morgue:

Su trabajo sobre la corrupción de las autoridades en los feminicidios de Ciudad Juárez, fue seleccionado para la Conferencia Global de Periodismo de Investigación 2013, en Río de Janeiro, y es la sustancia de este su primer libro de narrativa periodística, publicado por la naciente editorial Casa Fuerte, en su colección Huellas de Juglares.

Al respecto, Guadalupe Lizárraga califica de dolor nacional el feminicidio y de su obra narrativa agrega:

“Es una investigación periodística de tres años para revelar y denunciar a los responsables de las víctimas de trata de Ciudad Juárez. Son casos sin resolver. Transcurrieron 24 años y nada bueno de la autoridad investigadora. Ninguno ha sido resuelto satisfactoriamente. Todavía existe manipuleo, mucha corrupción. Lo más grave: lo que vivió esta entidad fronteriza lo está padeciendo Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Guerrero, Estado de México, el país en general. A ese nivel estamos”.

“El feminicidio es un dolor nacional. El silencio favorece a la impunidad. Mi libro de investigación trata de romper el silencio, de ayudarles a las madres de las víctimas a hacer justicia, que los nombres de sus hijas no queden en el olvido”.

Guadalupe Lizárraga presentó la noche del pasado viernes, su narrativa de investigación periodística, en el Museo de arte prehispánico “Rufino Tamayo”, con la participación de la periodista, Soledad Jarquín Edgar y el escritor y director editorial, Abelardo Gómez Sánchez.

Debate
Mario girón
Ciudad de México
mgiron436@gmail.com
Viernes 15 de septiembre de 2017.

FUENTE

http://pueblamedia.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »